Contratos – alquileres

Asesoramiento y redacción de acuerdo a las necesidades del cliente.
No deja de ser cierto que detrás del tema del alquiler de una propiedad, se agita el fantasma del “inquilino”, es decir, la posibilidad tan temida de que el locatario deje de abonar el alquiler, o las expensas y demás servicios de la vivienda en cuestión. Podemos decir que ese es el principal problema que deviene en el temor de elegir este tipo de inversión.

En tal sentido, este Estudio Jurídico le ofrece un servicio completo de tipo preventivo, que consiste en:

  • El estudio más serio y completo de los antecedentes y situación actual de la persona que pretende alquilar su vivienda (casa o departamento), y de su grupo familiar, desde el punto de vista económico, y laboral. Esto no se circunscribe de ninguna manera a la obtención de un Veraz, sino que contamos con la posibilidad de brindarle informes de mayor interés, además de los que se obtienen de los Registros de la Propiedad Inmueble. Es que no basta con el estudio de “la garantía”, que por supuesto se realiza, sino que tenemos que tener la tranquilidad de no necesitar recurrir a la misma juicio mediante, sino tener la tranquilidad de que el inquilino nos proporcionará la renta con la que precisamos contar todos los meses.
  • a redacción del contrato de alquiler más completo, que le permitirá estar correctamente posicionado en las diversas situaciones jurídicas y económicas que se puedan presentar. Si bien las inmobiliarias trabajan en estos temas, podemos decirle por experiencia propia, que la mayoría de las veces no profundizan en el análisis del perfil del candidato, ni de las garantías. Respecto de estas últimas, hay formas de detectar si son garantías compradas.

Desalojos


Iniciada una locación, pueden darse dos situaciones:
1.         Que el inquilino deje de cumplir con su obligación de pagar el alquiler y/o las expensas y/o los impuestos, (si estaban a su cargo)
2.         Que llegada la fecha de vencimiento del contrato, requerida la devolución del inmueble por el propietario, el inquilino no entregue las llaves.
En estos supuestos, como así también si el locatario incumple con obligaciones importantes previstas en el contrato tales como cambio de destino, uso deshonesto, deterioro de la vivienda, etc, el propietario (previo intercambio telegráfico adecuado) puede iniciar el juicio de desalojo, servicio que también brinda este Estudio dando la prioridad correspondiente habida cuenta la necesidad del cliente de recuperar su inmueble lo más pronto posible y evitar mayores pérdidas económicas.